Home Editorial ¿Podemos crear un ecosistema productivo basado en electrónica de avanzada?
Numero 29
Número 10
Contenidos Externos
Equipo Editorial

Lic. Pía Squarcia
Lic. Fernando Gomez
Trad/Prof. Viviana Soler
Prof. Elena Contardi
Dra. Veronica Guler
Ing. Guillermo Sisul

Diseño y Programación
Alejandra Olazabal
Adrián Zunini
 

Diseño Gráfico
Marcelo Distefano
José Di Genio


Contribuciones al Editor:

El boletin electrónico del CONICET Bahía Blanca da la bienvenida a contribuciones de su personal para sus diferentes secciones. Los artículos y notas que aparecen en el boletín representan la opinión de los autores y no necesariamente la política del CONICET Bahía Blanca. En cuanto al derecho de autor, los artículos en su totalidad o parcialmente no podrán ser reproducidos por terceros sin previa autorización del autor/ autores.


Plantilla diseñada por
raduga

Menú de usuario
Acceso



¿Podemos crear un ecosistema productivo basado en electrónica de avanzada?
 

Sistema en chip para detección de agentes a través de nanotubos de carbón (arriba: fotografía comparativa del tamaño del chip y una hormiga; abajo: circuito integrado mostrando la cavidad para el alojamiento de los nanotubos)

El desarrollo de la ciencia y la tecnología en el área de la electrónica se halla condicionado como pocas a la existencia de un medio productivo que actúe como motorizador, logrando un círculo virtuoso de producción de conocimiento y riqueza. En la Argentina, este círculo está desactivado. Desde hace una década desde el Grupo de Investigación de Sistemas Electrónicos y Electromecatrónicos de la UNS se vienen llevando a cabo acciones para el surgimiento de un ecosistema productivo basado en la micro y nano electrónica.

Por el Dr. Pedro Julián

 En el año 1998, siendo estudiante de doctorado, participé por primera vez del Congreso ISCAS (Simposio Internacional de Circuitos y Sistemas) del IEEE, el mayor evento científico a nivel mundial en circuitos y sistemas electrónicos. Con gran sorpresa observé que la plataforma dominante sobre la cual se hacía ciencia, tecnología e ingeniería, eran los circuitos integrados en base a transistores MOS (metal-óxido-semiconductor). También observé con sorpresa que esta tecnología no estaba reservada a las grandes empresas, sino que estaba al alcance de estudiantes, investigadores y emprendedores. Mas tarde aprendí que esta tecnología domina el mercado mundial de la electrónica de consumo, y que la participación de la Argentina en el mismo es prácticamente nula. Dado el volumen del mercado involucrado en el área de la electrónica, el sector privado ejerce un efecto movilizador y dinamizador muy poderoso, que se realimenta a través del sector científico-académico, generando un círculo virtuoso de producción de conocimientos y riqueza. En los países creadores de tecnología, infaliblemente siempre se da la combinación de estos dos ingredientes: sector privado fuerte y sector científico-académico de excelencia. Con ese modelo en mente, durante la última década, desde el Grupo de Investigación en Sistemas Electrónicos y Electro-mecatrónicos (GISEE) venimos desarrollando acciones tendientes al surgimiento de un ecosistema productivo basado en la microelectrónica, a la vez que aspiramos a la excelencia en ciencia, tecnología y educación.

Desde el año 2003 la currícula de nuestros estudiantes de grado y posgrado incluye el diseño chips, los cuales son fabricados en el exterior gracias a acuerdos institucionales y programas especiales de educación e investigación. En 2006 propusimos y organizamos la Escuela Argentina de Micro-Nano Electrónica, Tecnología y Aplicaciones (www.eamta.org) que se realiza desde entonces en forma itinerante año tras año. Con el apoyo de CONICET, MINCyT y empresas privadas del área (Synopsys, MOSIS, Allegro, Clariphy, Tanner Tools, ChipX, XFab, INVAP), todos los años se becan 60 alumnos de todo el país (grado y posgrado) para que tomen cursos intensivos de una semana. A la fecha, más de 500 estudiantes argentinos han diseñado su primer chip en EAMTA. El mensaje de EAMTA hacia los estudiantes es claro: “ustedes pueden diseñar electrónica de primer nivel y vivir de ello, … y en Argentina”

Desde el año 2007 estamos liderando un proyecto de área estratégica (PAE) del MINCyT, cuyos objetivos principales son fortalecer la infraestructura de equipamiento de diseño y verificación de circuitos integrados, y difundir esta tecnología en empresas generando casos testigos (www.pae-mne.org), utilizando las herramientas provistas por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Para ello se conformó un equipo inicial junto a grupos del INTI y la Universidad Católica de Córdoba, que luego se amplió incluyendo a la Universidad de la República del Uruguay, la Universidad Católica del Uruguay y la Facultad de Ingeniería de la UBA. En la actualidad, se llevan a cabo en el marco de este proyecto cinco proyectos que involucran la investigación y desarrollo de circuitos integrados para proyectos productivos en colaboración con empresas, y el estudio de factibilidad de dos proyectos para la industria automotriz y televisión digital.

 

 

Circuito integrado 3D (tres pisos) que implementa una cámara de video inteligente, fabricado en una tecnología experimental de MIT Lincoln Labs de 130nm.

En el año 2008 confeccionamos desde la UNS un proyecto de formación de doctores (PRH) para formar diez becarios de otras universidades del país (Córdoba, Buenos Aires y Salta) con reinserción en sus instituciones de origen (actualmente en ejecución), para diseminar el conocimiento y contribuir a la creación de una masa críticade RRHH en otros puntos del país. Bajo la firme convicción de que es fundamental contar con un sector privado que traccione para poder desarrollar un ecosistema tecnológico, con las consabidas ventajas que esto produce (creación de empleos calificados, generación de riqueza, agregado de valor), hemos elevado recientemente una propuesta al MINCyT, denominada Tecnópolis del Sur. Este proyecto propone la instalación de una plataforma tecnológica de diseño de circuitos integrados y sus productos electrónicos asociados, y la formación de RRHH, contribuyendo a la incubación y creación de empresas de base tecnológica y el apoyo a PYMES tecnológicas. Tecnópolis del Sur representa el sueño de un Silicon Valley argentino en Bahía Blanca y Coronel Rosales.

 

Para finalizar, es importante resaltar que la gestión para el progreso del medio productivo no debe ser considerada en desmedro de la excelencia académica. Por el contrario, la experiencia nos ha mostrado en innumerables ocasiones que la genuina excelencia científica, tecnológica y educativa, no solo es reconocida, aceptada y respetada por el medio, sino que además es la medida fiel de lo que somos capaces de generar para los demás. Como nos enseñó con hechos nuestro querido y entrañable maestro, el Ing. Alfredo Desages, a través de su prolífica y amplia obra científica y de formación de recursos humanos1: somos lo que hacemos; y esto nos lleva a mantener la excelencia

en todos los aspectos de la profesión. Si logramos que nuestros estudiantes nos superen y mantenemos una mirada estratégica con conciencia social, la idea de una Tecnópolis dejará de ser un proyecto para convertirse en un ecosistema tecnológico productivo, generador de conocimientos y riqueza.

1 La obra del Ing. Alfredo Desages, por quien el IIIE lleva su nombre, fue un ejemplo de amplitud y trabajo seminal, abarcando temáticas de circuitos electrónicos, sistemas dinámicos, matemática, modelado, control de sistemas, control de procesos, que hoy en día se cristalizan en varios de los grupos de investigación del IIIE.

 

Grupo de Investigación en Sistemas Electrónicos y Electromecatrónicos (GISEE)

 Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras (DIEC), Instituto de Investigación en Ingeniería Eléctrica (IIIE) “Alfredo Desages”

UNS - CONICET

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
Auspician




Universidad Nacional
del Sur

Excelencia en la
Educación Universitaria





Investigación Científica y
Tecnológica para el
Desarrollo del País