Imprimir

Con la presencia del Dr. Miguel Laborde, vicepresidente de Asuntos Tecnológicos del CONICET, PLAPIQUI inauguró una nueva Planta Piloto y Laboratorio.

El Dr. M. Laborde, vicepresidente de Asuntos Tecnológicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), participó de la inauguración de las nuevas instalaciones de la Planta Piloto de Ingeniería Química (PLAPIQUI), ubicadas en el predio del CONICET-Bahía Blanca, donde funcionarán un Laboratorio de Control de Calidad y un área de Planta Piloto para el Desarrollo de Productos de Alto Valor Agregado.

Del evento participaron, además, la directora de PLAPIQUI, Dra. Adriana Brandolin, el director del CONICET-Bahía Blanca, Dr. Gustavo Appignanesi, el rector de la Universidad Nacional del Sur, Dr. Mario Sabbatini, la Dra. Verónica Bucalá, directora técnica del Proyecto de Infraestructura y Equipamiento Tecnológico (PRIETEC 021) y próxima directora de PLAPIQUI, el Dr. Daniel Damiani, vicedirector técnico del PRIETEC y director del proyecto ENPRETECNO titulado “Plataforma para la Producción de Almidones Modificados” que ha comenzado a desarrollarse en las nuevas instalaciones, y la Dra. María Verónica Ramírez Rigo, responsable del diseño del Laboratorio de Control de Calidad.

“PLAPIQUI es un instituto que surge hace mas de 50 años a partir de una creación colectiva de estudiantes y profesores, eso marcó un rumbo que aún perdura en la actualidad: el de reconvertirse permanentemente y enfrentar siempre nuevos desafíos relacionados con la transferencia y vinculación tecnológica; la concreción de este proyecto es una muestra más de ello”, expresó el Dr. Laborde en su alocución y agregó que “lo que hace PLAPIQUI es lo que pretende el CONICET, que las actividades científicas que comienzan con la tesis doctoral tengan una cierta orientación de transferencia, debemos potenciar nuestro rol al servicio de la sociedad”.

Estos espacios que se suman a la infraestructura de PLAPIQUI permitirán ampliar el espectro de actividades de asistencia técnica a las industrias farmacéuticas y productoras de alimentos funcionales, y facilitarán la generación de desarrollos propios que puedan derivar en empresas de base tecnológica.

Al respecto, el Dr. Damiani detalló: “El primer producto que estamos abocados a desarrollar es hidroxietil almidón, primero para uso humano pero probablemente también como agente en veterinaria”. Enfatizó que “en el ámbito académico de Argentina no es frecuente encontrar instalaciones y equipamiento en esta escala, específicamente pensados y configurados para hacer transferencia y responder a demandas de desarrollo de biopolímeros para uso humano, veterinario o cosmético”. Por su parte, la Dra. Ramírez Rigo agregó: “Esto es un hito para el instituto, era muy importante avanzar para tener una infraestructura adecuada para realizar actividades de desarrollo, de transferencia y de formación de recursos humanos que nos va a permitir estar en mayor conexión con la industria y resolver problemas reales”.

La puesta en marcha de la nueva Planta Piloto y del Laboratorio es un valioso aporte para dar respuesta a una manifiesta demanda del sector industrial en relación con la necesidad de contar con laboratorios que contemplen procedimientos e instalaciones certificables, y al mismo tiempo con una planta piloto propicia para incubar emprendimientos a escala vinculados a sectores farmacéuticos y alimentarios.

El Laboratorio está acondicionado con un revestimiento en las paredes, tabiques divisorios, puertas de ingreso, y en sus distintos sectores (área de recepción de muestras, guardarropa, sala de balanza, depósito y droguero) con paneles que verifican los estándares de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), constituyendo así un espacio apto para el control de calidad de productos, tales como alimentos, principios activos y excipientes farmacéuticos, entre otros. El área denominada Planta Piloto para el Desarrollo de Productos de Alto Valor Agregado brinda la posibilidad de instalar equipamiento de escala piloto o mayor, y presenta un diseño flexible que facilita el montaje de diferentes líneas de producción para satisfacer diversas demandas tecnológicas.

La configuración de las nuevas instalaciones, lograda a través de fondos provenientes del Proyecto PRIETEC 021/2014 otorgado a PLAPIQUI por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT) y por el CONICET, permite que en las mismas se desarrollen proyectos multidisciplinarios en los cuales pueden participar todas las áreas de investigación de PLAPIQUI.

Actividades en el CONICET-Bahía Blanca

Después de la inauguración del Laboratorio de Control de Calidad y la Planta Piloto para el Desarrollo de Productos de Alto Valor Agregado, el vicepresidente de Asuntos Tecnológicos del CONICET brindó una charla abierta a la comunidad científica en el auditorio del Centro Científico local. Allí se refirió al rol de la vinculación tecnológica del CONICET y las nuevas políticas de gestión y evaluación: “Pretendemos que haya más investigadores involucrados en acciones de transferencia y queremos trabajar en tres direcciones sustantivas: una de ingeniería y energía, otra de medicamentos y alimentos, y otra de gobiernos locales o tecnologías de inclusión social, y que en todas estas se trabaje de manera transversal”, señaló. Más tarde, y finalizando su jornada mantuvo un encuentro con los directores de los 12 institutos de investigación científica del CONICET en la ciudad.